Uriah Heep – Lady in black

Lady in black

She came to me one morning
One lonely Sunday morning
Her long hair flowing in the midwinter wind
I know not how she found me
For in darkness I was walking
And destruction lay around me
From a fight I could not win

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

She asked me name my foe then
I said the need within some men
To fight and kill their brothers
Without thought of love or God
And I begged her give me horses
To trample down my enemies
So eager was my passion
To devour this waste of life

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

But she wouldn’t think of battle that
Reduces men to animals
So easy to begin
And yet impossible to end
For she’s the mother of all men
Who counselled me so wisely then
I feared to walk alone again
And asked if she would stay

Oh lady lend your hand outright
And let me rest here at your side
Have faith and trust in peace she said
And filled my heart with life

There’s no strength in numbers
Have no such misconception
But when you need me
Be assured I won’t be far away

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

Thus having spoke she turned away
And though I found no words to say
I stood and watched until I saw
Her black cloak disappear
My labour is no easier
But now I know I’m not alone
I’ll find new heart
Each time I think upon that windy day

And if one day she comes to you
Drink deeply from her words so wise
Take courage from her as your prize
And say hello from me

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh


Mujer de negro

Vino a mí una mañana
Un solitario domingo por la mañana
Su largo cabello flotando en el viento de invierno
No sé cómo me encontró
Mientras yo caminaba en la oscuridad
Y la destrucción me rodeaba
En una lucha que no podía ganar

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

Ella me pidió que nombrara su adversario, entonces
Yo dije la necesidad de algunos hombres
Para luchar y matar a sus hermanos
Sin pensar en el amor de Dios
Y le supliqué que me diese caballos
Para derribar a mis enemigos
Así de ansiosa era mi pasión
Para devorar este desperdicio de vida

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

Pero ella no pensaría en la batalla que
Reduce a los hombres a animales
Tan fácil de empezar
Y aún imposible de acabar
Ella es la madre de todos los hombres
Que me aconsejaron tan sabiamente, entonces
Temí caminar solo de nuevo
Y le pregunté si se quedaría

Oh, dama, dame tu mano ahora mismo
Y déjame descansar aquí a tu lado
Ten fe y confía en la paz, dijo ella
Y llenó mi corazón de vida

No hay fuerza en los números
No hay tal malentendido
Pero cuando me necesites
Ten por seguro que no estaré lejos

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

Tras haber hablado de esta manera, dio media vuelta
Y aunque no encontré palabras que decir
Su capa negra desapareció
Mi parto no es fácil
Pero ahora sé que no estoy solo
Encontraré un nuevo corazón
Cada vez que piense en aquel día con viento

Y si un día ella acude a ti
Bebe profundamente de sus tan sabias palabras
Toma coraje de ella como tu precio
Y salúdala de mi parte

Ahh Ahh Ahh, Ahh Ahh Ahh Ahh

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.